Freelancer es el término usado para referirse a una persona que trabaja ejerciendo su profesión de manera independiente, ofreciendo sus servicios a personas que lo requieran. Puede ser participando en un proyecto determinado o por varios meses, pues lo que define esta manera de trabajar, es que cada quien decide cómo manejar el tiempo a su conveniencia.

Sin embargo, aunque el concepto de trabajar libremente y sin jefes suena fenomenal, para ser freelancer hay que ser muy estricto y disciplinado con uno mismo, pues es la única forma de lograr el éxito.

Para empezar a dedicarte a ser freelancer, debes tener organización. Empieza armando tu CV y/o portafolio en el que puedas mostrarle a tus posibles clientes el trabajo que has hecho y las estrategias que has tomado para desarrollarlos. El objetivo es generarle confianza a alguien que, aunque no te vea ejerciendo en trabajo de oficina, confíe en que eres totalmente capaz de realizar tus tareas.

Por otro lado, planifica cuánto tiempo le puedes dedicar a los pendientes de cada uno de tus clientes. Esto te puede ayudar no solo a alcanzar tus metas en la fecha pautada, sino que tendrás bajo control los horarios de trabajo, y así poder también descansar. 

A su vez, desarrolla una estrategia de pago que se adapte a tus necesidades. Recuerda que las ganancias pueden fluctuar y que no tendrás una fecha determinada de pago, por lo que deberás llevar de manera activa, tus propias finanzas.  

¡Atrévete a experimentar una forma única de trabajar, en la que serás dueño de tu tiempo, de tus vacaciones, y de tu propio trabajo!

0 comentario(s)